La Bendicion

Decían los pimientos a las patatas, «No podemos prescindir de vosotras.»

Las patatas les contestaban, «Y a vosotros, os necesitamos.»

Ahora, venían las berenjenas y a ellos les decían, «Tampoco nosotras podemos pasar sin vosotros. Pero, al unirnos, ¿cómo nos debemos nombrar?»

«¡Ensalada de patata, claro!» clamaban las patatas.

¿Por qué de patata y no de berenjena?» protestaban las berenjenas.

«¡Tranquilo, que es mejor nombrarnos por nosotros!» interponían los pimientos.

Esta disputa se desembocaba en una guerra feroz, y todas las verduras se caían a pedazos. Volvía el granjero, hambriento por la cosecha. Al ver las verduras cortadas en tiras sobre la mesa, las metió en un tazón, y con un poco de sal y vinagre, las comió, dando gracias a Dios por sus bendiciones inescrutables.

15 de julio, 2012

Any corrections are welcomed as I have changed the original tense in the present form to the past. Thank you!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s