Envenenado

Arriba en la montaña queda un apiario, Se queda un obrero, tras horas currando, Le aplastó una abeja y se preocupó preguntando, ¿Cuántas me quedan, cuántas me quedan? ¡Quedaré loco! 2 de abril, 2016  

Advertisements